Nuevas directrices para el tratamiento de la pérdida ósea relacionada con el inhibidor de la aromatasa en el cáncer de mama

6775
Dada la nueva evidencia de mayores tasas de fractura en las mujeres que toman terapia con inhibidores de la aromatasa (IA), los expertos emiten una nueva declaración de posición sobre la evaluación oportuna y el manejo clínico para prevenir la pérdida ósea.

El documento, publicado conjuntamente por siete organizaciones europeas e internacionales, identifica los factores de riesgo de fractura en pacientes tratados con inhibidores de la aromatasa (IA), y describe las estrategias clave de manejo para ayudar a prevenir la pérdida ósea y fracturas relacionadas.

Los autores son expertos pertenecientes a la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF), la Sociedad de Cáncer y Hueso (CABS), el Grupo Internacional de Expertos para AIBL (IEG), la Sociedad Europea de Aspectos Clínicos y Económicos de la Osteoporosis, la Osteoartritis y las Enfermedades Musculo-Esqueléticas (ESCEO), la Sociedad Europea de Tejido Calcificado (ECTS), la Sociedad Internacional de Menopausia (IMS) y la Sociedad Internacional de Oncología Geriátrica (SIOG).

> Declaración de posición conjunta: Management of Aromatase Inhibitor-Associated Bone Loss (AIBL) in postmenopausal women with hormone sensitive breast cancer
Documento en inglés

Las mujeres que reciben terapia de IA adyuvante para el cáncer de mama experimentan un aumento de dos a cuatro veces en la pérdida de hueso en comparación con la tasa normal de pérdida de hueso con la menopausia - y como resultado están en mayor riesgo de fractura.

El profesor René Rizzoli, presidente del Grupo de Trabajo de la IOF sobre Cáncer y Hueso, declaró:

Mientras que los ensayos clínicos han demostrado un aumento de aproximadamente 10% en el riesgo absoluto de fractura para las mujeres en tratamiento con IA, otros estudios en el mundo real indican que el riesgo de fractura puede ser significativamente mayor. Además, los pacientes con cáncer de mama hospitalizados por una fractura ósea muestran un mayor riesgo de muerte comparado con los pacientes con cáncer de mama sin fractura. Estas son razones convincentes para asegurar que todas las mujeres en terapia con IA para el cáncer de mama reciban evaluación y tratamiento tempranos."

Entre sus conclusiones, la declaración de posición afirma:

  • En todos los pacientes que inician el tratamiento con IA, se debe evaluar el riesgo de fractura y establecer recomendaciones acerca del ejercicio físico y la suplementación con calcio/vitamina D.
  • La terapia enfocada en el hueso debe ser recomendada para la duración del tratamiento con IA en todos los pacientes con T-score de <-2,0, o con un T-score de <-1,5 SD con otro factor de riesgo, o con dos o más factores de riesgo (sin DMO).
  • Los pacientes con T-score de > - 1.5 SD y sin factores de riesgo deberían ser evaluados de acuerdo a la pérdida de DMO durante el primer año, y en base a las directrices locales para la osteoporosis posmenopáusica.
  • Sobre la base de la evidencia actual, es recomendable seis meses de denosumab o zoledronato anual durante el período de la terapia con IA para la prevención de AIBL en las mujeres posmenopáusicas que reciben terapia adyuvante con IA. El zoledronato es recomendado cuando la prioridad son los efectos sobre la recurrencia de la enfermedad, y el denosumab cuando la preocupación dominante es el riesgo de fractura.
  • Debido a la disminución de la incidencia de recurrencia del hueso y la mortalidad específica del cáncer de mama asociada con el uso de bisfosfonatos, se recomiendan los bifosfonatos adyuvantes para todas las mujeres posmenopáusicas con riesgo significativo de recurrencia de la enfermedad.
  • El cumplimiento debería ser evaluado regularmente así como también la densidad mineral ósea después de 12-24 meses de tratamiento.

El profesor Peyman Hadji, primer autor del documento y miembro del Board de la Sociedad de Cáncer y Hueso, agregó:

Dado que las fracturas por fragilidad a menudo resultan en discapacidad prolongada y pérdida de independencia, es importante que las mujeres que están siendo tratadas por cáncer de mama sensible a las hormonas sean evaluadas para prevenir la pérdida ósea y las fracturas relacionadas. Además, dado que la investigación reciente ha revelado los beneficios potenciales anticancerígenos de los agentes antirresortivos en el cáncer de mama temprano, estos agentes también pueden desempeñar un papel en la prevención de la recurrencia de la enfermedad".
Los autores señalan que además de los factores de riesgo establecidos en el algoritmo de salud ósea de la declaración de posición, otros factores de riesgo de fractura en mujeres con cáncer de mama incluyen quimioterapia, radioterapia, bajo peso y antecedentes familiares de fracturas de cadera. Se recomiendan más estudios sobre el papel de estos factores y la evaluación anual de los pacientes con cáncer de mama con estos factores de riesgo potenciales sería prudente.

Referencias
P Hadji, M S Aapro, JJ Body, M Gnant, ML Brandi, JY Reginster, M Carola Zillikens, CC Glüer, T de Villiers, R Baber, G D Roodman, C Cooper, B Langdahl, S Palacios, J Kanis, N Al-Daghri, X Nogues, E Fink Eriksen, A Kurth, R Rizzoli, RE Coleman. Management of Aromatase Inhibitor-Associated Bone Loss (AIBL) in postmenopausal women with hormone sensitive breast cancer: Joint position statement of the IOF, CABS, ECTS, IEG, ESCEO, IMS, and SIOG. Journal of Bone Oncology, Vol. 7, June 2017, Pages 1-12. http://doi.org/10.1016/j.jbo.2017.03.001 http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2212137417300258 

 

Region: