El valor agregado de TBS en la práctica clínica

7146
La combinación de factores de riesgo clínicos, la DMO y TBS pueden ser utilizados en conjunto para lograr un diagnóstico adecuado y ayudar a prevenir las fracturas en pacientes.

En esta última entrega de la edición especial de newsletter dedicada a diagnóstico nos preguntamos acerca del valor agregado de las nuevas herramientas en la práctica clínica. Para ello, contactamos al Dr. Bruno Muzzi Camargos, médico ginecólogo de Brasil y especialista en densitometría clínica para que nos cuente su experiencia.

En 1993, la OMS definió la osteoporosis como una "enfermedad caracterizada por baja masa ósea y deterioro micro arquitectónico del tejido óseo que incrementa la fragilidad del mismo, con el consecuente aumento del riesgo de fractura ”; mientras que, en el año 2000 un panel de consenso de la NIH la definió como un "trastorno esquelético caracterizado por deterioro en la resistencia ósea que predispone a una persona a un mayor riesgo de fractura" . Ambas definiciones coinciden en que es necesario conocer la micro arquitectura.

Numerosos estudios y la práctica clínica muestran que aunque la DMO es un parámetro importante para evaluar el riesgo de fracturas de los pacientes, todavía hay muchos pacientes con osteopenia o DMO normal (T-score DMO no inferior a -2,5) que experimentan fracturas por fragilidad. 

El Dr. Bruno Muzzi Camargos cree que agregar un parámetro de TBS a la medición de DMO puede ser de gran ayuda para el manejo del paciente y declara “la prueba de DMO tiene una alta especificidad pero baja sensibilidad, lo que significa que el riesgo de fractura aumenta significativamente cuando la DMO está en el rango osteoporótico, pero no puede descartarse cuando los resultados de DMO son normales u osteopénicos. Como el TBS (Trabecular Bone Score) mide un índice de micro arquitectura ósea, contribuye al aspecto estructural de la calidad ósea.”. La masa ósea no es el único determinante de la resistencia ósea, por lo tanto, la combinación de TBS, como parámetro estructural y la DMO podría mejorar la evaluación del riesgo de fractura, particularmente en pacientes osteopénicos.

Aunque el TBS es un parámetro derivado de las imágenes DXA de la columna lumbar, se ha demostrado en muchos estudios que es un factor de riesgo independiente para fracturas osteoporóticas mayores y su impacto es parcialmente independiente de los factores de riesgo clínicos y de la DMO. Lee la nota publicada en la newsletter de septiembre TBS validado como predictor independiente del riesgo de fractura.  

En un estudio reciente presentado durante la reunión anual ASBMR 2017, Leslie et al. y Shevroja et al . exploraron un enfoque alternativo para usar TBS en la práctica clínica basado en un ajuste de compensación "equivalente al riesgo" para T-score de DMO. En 45185 mujeres canadienses de la cohorte de Manitoba, 1317 mujeres suizas de la cohorte OsteoLaus y 1851 mujeres holandesas de la cohorte de Rotterdam, confirmaron que el TBS y la DMO eran predictores independientes de Fractura Osteoporótica Mayor (MOF, por sus siglas en inglés). Además, demostraron que el efecto de TBS sobre el riesgo de fractura se puede cuantificar mediante un simple desplazamiento del T-score de DMO. Shevroja et al. probaron este ajuste del T-score de DMO para TBS en las cohortes de OsteoLaus y Rotterdam y observaron una mejora de la sensibilidad en comparación con el uso de T-score de DMO solo para predecir fracturas. De esta forma, afirmaron que este modelo podría ser útil en regiones donde las pautas de intervención se basan en el T-score de DMO en lugar de la probabilidad de fractura.

Este enfoque también aborda la importante cuestión de cómo TBS puede cambiar la decisión terapéutica. El Dr. Bruno Muzzi Camargos de Brazil, afirma “En mi práctica diaria, agradezco tener el TBS como una ayuda adicional para la medición de DMO, ya que hace que mis decisiones terapéuticas sean más precisas y puedo mejorar el manejo de mi paciente. Observo el impacto máximo de TBS en pacientes con valores osteopénicos o normales de DMO que muestran puntuaciones de TBS bajas y, en consecuencia, tienen un perfil de riesgo combinado más alto. Si veo pacientes con valores de DMO normal u osteopénica pero con puntajes bajos de TBS (1.230 o menos), tiendo a ser más abierto para iniciar el tratamiento. Un paciente con osteopenia y bajo TBS podría experimentar el mismo riesgo que un paciente con DMO osteoporótica y un TBS normal. Esta información adicional es muy útil para el manejo de mi paciente y puedo detectar pacientes que de otro modo no se habrían identificado solo mediante la medición de DMO. Además, sabiendo que los diferentes fármacos antiosteoporóticos tienen un efecto diferencial en TBS (p. Ej., Mayor impacto de la teriparatida en TBS que Denosumab que tiene más impacto en TBS que el bisfosfonato), tener el valor de DMO y TBS puede ayudar a mi decisión sobre la elección del tratamiento”

Finalmente, cabe recordar que en pacientes con osteoporosis secundaria, la DMO suele ser normal, mientras que el riesgo de fracturas aumenta. Por ello, el TBS puede ser de gran utilidad para estos pacientes y servir como un buen parámetro para detectar más temprano su riesgo real de fractura. Por ejemplo, pacientes con diabetes tipo II, hiperparatiroidismo y osteoporosis por glucocorticoides.

[1] National Institutes of Health Consensus Development Panel on Osteoporosis Prevention, Diagnosis, and Therapy. Consensus Conference. JAMA 2001; 285: 785-795.

[1] En: http://www.asbmr.org/education/AbstractDetail?aid=f8126add-4ae6-4cb9-b01d-a055667fabf3

Region: