La Vitamina D aliada en la salud ósea

7033
La vitamina D es esencial para el desarrollo y mantenimiento del hueso, tanto para ayudar a la absorción de calcio de los alimentos en el intestino, como para asegurar la correcta renovación y mineralización del tejido óseo.

El tipo de vitamina D que se produce en la piel se denomina vitamina D3 (colecalciferol), mientras que la forma dietética puede ser la vitamina D3 o una molécula estrechamente relacionada de origen vegetal conocida como vitamina D2 (ergocalciferol).

Fuentes de vitamina D

La vitamina D se produce en la piel cuando uno se expone a rayos ultravioleta B. En niños y adultos la exposición de las manos, la cara y los brazos al sol durante 10 a 15 minutos por día suele ser suficiente para la mayoría de las personas. Sin embargo, la cantidad de vitamina D que se produce a partir de la luz solar depende de la hora del día, donde usted vive en el mundo y el color de su piel. La vitamina D también se puede obtener de los alimentos, y suplementos dietéticos. Las fuentes de alimentos son bastante limitadas e incluyen peces aceitosos como salmón, sardinas y caballa, huevos, hígado y en algunos países alimentos fortificados como margarina, productos lácteos y cereales. Algunos ejemplos de los niveles aproximados de vitamina D en los alimentos se muestran en la tabla más abajo.

Ingesta recomendada de vitamina D

Debido a que el sol proporciona una fuente de vitamina D en cantidades variables para diferentes individuos, las recomendaciones dietéticas para la vitamina D son aproximadas. Muchos países recomiendan una ingesta diaria de 200 UI/día (5 μg / día) para niños y adultos jóvenes, y 400-600 UI / día (10-15 μg / día) para las personas mayores, para aumentar la derivada a través de la exposición al sol. Las recomendaciones de ingesta dietética del Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés) se muestran a continuación.

Aún no existe una definición común del estado óptimo de la vitamina D, aunque hay evidencia emergente y opinión de expertos de que el nivel mínimo de 25-hidroxivitamina D que sería óptimo para la prevención de fractura es de 70-80 nmol / l1. Para lograr esto, un hombre o una mujer mayor promedio necesitaría una ingesta de vitamina D de al menos 800-1000 UI / día (20-25 μg / día), lo que equivale aproximadamente al doble de la ingesta recomendada en la mayoría de los países.

Para las personas mayores: teniendo en cuenta el estilo de vida de la mayoría de las personas mayores (muchos permanecen en sus casas), poco sol en los meses de invierno, y los diversos factores fisiológicos relacionados con el envejecimiento, es muy común que las personas de la tercera edad tengan deficiencia de vitamina D. Por lo tanto, la IOF recomienda que los adultos mayores de 60 años y más tomen de un suplemento a una dosis de 800 a 1000 UI / día. La suplementación con vitamina D en estos niveles ha demostrado reducir el riesgo de caídas y fracturas en un 20%.

tabel 1
impact factor

Factores que afectan la síntesis de vitamina D

El consumo de la vitamina D por alimentación o por suplementación aumenta en importancia durante los meses de invierno para las poblaciones en latitudes septentrionales y para las personas mayores que no están al aire libre mucho tiempo, y en aquellas que se reduce la capacidad de síntesis cutánea de vitamina D. El uso de cremas de protección solar, y un mayor grado de pigmentación de la piel, también reduce la cantidad de vitamina D que se sintetiza en la piel. Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que a nivel mundial, la deficiencia de vitamina D es generalizada, incluso en países muy soleados, como en el Oriente Medio y partes de Australasia3.

Deficiencia de Vitamina D

En niños, deficiencia severa de vitamina D resulta en mineralización inadecuada de la matriz ósea, lo que lleva a retraso del crecimiento y deformidades óseas conocidas como raquitismo. En adultos, la misma condición se conoce como osteomalacia. En los países industrializados, el raquitismo y la osteomalacia son condiciones relativamente raras. Sin embargo, los grados más leves de la insuficiencia de la vitamina D son comunes, y pueden predisponer a la osteoporosis. Es importante mantener un nivel adecuado de vitamina D durante el embarazo, ya que hay evidencia de que las madres deficientes en 25-hidroxivitamina D en el embarazo dan a luz a niños con masa ósea reducida, lo que podría ser un factor de riesgo para la osteoporosis más adelante4.

Para más noticias en español - síguenos en Twitter: @iofbonehealth o Facebook: Fundación Internacional de Osteoporosis.

Referencias
1. Dawson-Hughes B, Heaney RP, Holick MF, et al. (2005) Estimates of optimal vitamin D status. Osteoporos Int 16:713-716
2. Referencia por los alimentos: Food Standards Agency (2002) McCance and Widdowson’s The Composition of Foods, Sixth summary edition. Cambridge: Royal Society of Chemistry
3. Lim SK, Poor G, Benhamou C-L, et al. (2005) Vitamin D inadequacy is a global problem in osteoporotic women. J Clin Densitom 8 (2):239 (abstract)
4. Harvey NC, Martin R, Javaid MK, et al. (2006) Maternal 25(OH)-vitamin-D status in late pregnancy and MRNA expression of placental calcium transporter predict intrauterine bone mineral accrual in the offspring. Osteoporos Int 17(Suppl. 2):S9 (OC9)

Region: