Prevención de fracturas a través de un sistema coordinado para lograr un diagnóstico adecuado

7095
Una fractura por fragilidad ósea se produce cada 3 segundos a nivel mundial y el riesgo de fractura aumenta en pacientes con una fractura previa.
Equipo multidisciplinario del Dr. Felipe Geraci – Sanatorio Las Lomas, Buenos Aires, Argentina.

La osteoporosis afecta a millones de personas en todo el mundo y las fracturas son la consecuencia clínica de esta afección. Ante este panorama, la prevención es fundamental. Un diagnóstico temprano a través de las herramientas diagnósticas adecuadas puede ayudar a prevenir fracturas futuras y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

El Dr.  Felipe Geraci, coordinador de una Unidad de Coordinación de Fracturas en Argentina, asegura que las fracturas son prevenibles, pero para ello se requiere de responsabilidad y trabajo en equipo. En la siguiente nota nos cuenta cómo trabajan día a día en el Sanatorio Las Lomas, reconocido con categoría bronce por el programa Capture The Fracture, para lograr un mundo sin fracturas por fragilidad. 

IOF: ¿Cuál es la situación de las fracturas en Argentina?

Dr. G: En Argentina se producen casi 500 fracturas de cadera por cada 100.000 hab de población por encima de los 50 años de edad. Los equipos de DXA utilizados para diagnóstico son escasos, solo hay 1 cada 10 millones de habitantes, y todos están en zonas urbanas y específicamente en centros privados. Además, vale considerar que Argentina tampoco tiene una política de estado para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis.

IOF: ¿Cómo logran identificar a los pacientes con fracturas en el Sanatorio Las Lomas?

Dr. G: La mayoría de las fracturas vertebrales no son detectadas ni reconocidas. Por eso estamos estableciendo un sistema institucional para identificar las fracturas vertebrales en pacientes que se presentan o ingresan a la institución por cualquier motivo. El diagnóstico inicial lo realizamos a través de imágenes de columna (radiografía o morfometria vertebral densitometrica). Así nos propusimos “capturar” a los pacientes con fractura previa o reciente, recién ingresados a la institución o derivados de cualquier especialidad. En el centro nos caracterizamos por trabajar en equipo entre distintas especialidades para lograrlo, entre ellas endocrinología, metabolismo, nutrición y diabetes, traumatología, neurología, clínica médica, guardia (médica y traumatológica), geriatría y enfermería. Pusimos en práctica un sistema de identificación y seguimiento del paciente fracturado tanto en aquellos que están internados, que han sido intervenidos quirúrgicamente o atendidos en consultorios externos. Estamos convencidos que la prevención de la fractura secundaria debe realizarse en un tiempo menor a 8 semanas desde la fractura previa.

IOF: ¿Qué herramientas utilizan para evaluar al paciente e incluirlo en el programa para prevenir la posibilidad de una segunda fractura?

Dr. G: La evaluación global del riesgo de fractura la hacemos a través de las siguientes herramientas: FRAX (como herramienta predictora de fractura en los próximos 10 años), estudios de laboratorio (contamos y hemos desarrollado un protocolo único para estos pacientes que incluye todos los parámetros que creemos deben evaluarse) y la utilización conjunta de DXA y TBS. En el servicio ya se encuentra incorporado el FRAX al estudio de densitometría ósea entonces todo paciente que realiza un estudio densitométrico dentro del informe se incluye el FRAX. Si no se tiene acceso a la densitometría, lo hacemos on-line.

IOF: Entonces, ¿utilizan tanto DXA como TBS para determinar el contenido mineral óseo?

Dr. G: Así es. El método de elección es la densitometría ósea, pero hace 1 año también agregamos una nueva herramienta, prácticamente indispensable hoy en el día a día, como es el TBS: un software incorporado al estudio densitometrico. Por un lado, la DXA mide la DMO, determina la fortaleza ósea y el riesgo de fractura utilizando el FRAX. Por otro lado, el TBS nos permite evaluar una vértebra analizando su micro arquitectura. Es una herramienta que estima el riesgo de fractura basado en la textura ósea. Entonces si el paciente presenta una alteración de la microarquitectura hay mayor riesgo de fractura. Se ha establecido como Score para el TBS en base al estudio madre el número de 1300. Aquellos pacientes que presenten un score inferior a 1300 tienen un potencial riesgo de fractura en los próximos años y son pasibles de tratamiento. Así hemos detectado pacientes que a priori por valores de Ts presentan una osteopenia moderada, al aplicar el TBS encontramos que son pasibles de tratamiento preventivo por un score menor a 1300.

IOF: ¿Qué otro factor debe tenerse en cuenta en estos pacientes además de la patología ósea?

Dr. G: Interesante pregunta que nos permite abarcar otro tema de importante en la actualidad como es la “Sarcopenia”. En un número considerable de pacientes también está presente, y cuanto mayor la edad del paciente, mayor pérdida de masa muscular.

IOF: ¿Cuál es el grupo de pacientes donde intensificaría la búsqueda?

Dr. G: En aquellos que superan los 50 años. Hoy en nuestro país son el 29 % de la población y es un segmento en creciente aumento, solo en Argentina entre 2016 y 2017 el mismo aumentó en un 4 %.

IOF: ¿Cuál cree que es el desafío más grande hoy a la hora de prevenir fracturas?

Dr. G: Es concientización, es trabajo y responsabilidad e involucrarse personalmente cada uno. Debemos de realizar nuestro máximo esfuerzo para lograr la integración de todos los potenciales actores involucrados y, de esta manera, poder ayudar a prevenir la aparición de una segunda o tercera fractura.

Agradecemos al Dr. Felipe Geraci su buena disposición para contar la experiencia en su centro. Puedes escuchar la experiencia completa visitando el webinar de septiembre “Capture The Fracture: Prevención de Fracturas”. 

*Entrevista originalmente publicada en la edición octubre de la serie especial de newsletters dedicadas a las herramientas disponibles para un diagnóstico adecuado de la osteoporosis

**Dr. Felipe Geraci: Médico graduado en la facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Especialista en Endocrinología y Metabolismo. Se desempeñó como Jefe del Servicio de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Militar Central y del Hospital Privado Corporación Médica de General San Martín; y como Director Médico y socio fundador de CEmyR, Centro de Endocrinología, Metabolismo y Reproducción.  Es docente de pre-grado y post grado de la Universidad del Salvador y Universidad de Buenos Aires. Autor de numerosos trabajos de investigación con publicaciones nacionales e internacionales. Co-autor de dos libros de la especialidad. Miembro de la Endocrine Society y de la Sociedad Europea de Diabetes. Actualmente, Jefe del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición del Sanatorio Las Lomas y del Centro Médico Nordelta, Buenos Aires, Argentina. También Jefe del Servicio de Densitometría Ósea del Sanatorio Las Lomas y coordinador de la Unidad de Coordinación de Fracturas (FLS) en el Sanatorio Las Lomas. Ha participado en numerosos eventos científicos nacionales e internacionales en calidad de disertante, coordinador y presidente de mesa.

Region: