Un diagnóstico a tiempo puede prevenir futuras fracturas

6679
Cerca del 50% de las personas que presentan una fractura por osteoporosis experimentarán otra, y el riesgo de nuevas fracturas se eleva exponencialmente con cada fractura.

Los hombres y las mujeres mayores de 60 años presentan mayor riesgo de osteoporosis que los adultos jóvenes. El riesgo de sufrir una fractura aumenta, de manera exponencial, con la edad, debido no solo a la disminución de la masa ósea, sino también a la tasa aumentada de caídas entre los adultos mayores.

Los adultos mayores representan la porción de la población que crece más rápido, y, dado que la expectativa de vida aumenta en gran parte de la población mundial, los costos económicos y humanos asociados con las fracturas por osteoporosis aumentarán drásticamente si no se toman medidas preventivas.

A pesar de la amenaza global que representan las fracturas por fragilidad y la disponibilidad de terapias seguras y rentables que podrían reducir el número de fracturas, los vacíos en la atención a los pacientes están impidiendo que millones de personas en riesgo sean diagnosticadas y tratadas en todo el mundo.

Como la osteoporosis no presenta síntomas obvios (excepto una fractura, cuando el hueso ya está sumamente debilitado), es necesario acudir al médico para que evalúe la situación particular de cada paciente, en caso de presentar alguno de los factores de riesgo. Puedes leer más acerca de factores de riesgo en el reporte IOF “Superando los riesgos”.

El Prof. Cyrus Cooper, Presidente de la IOF y parte del Comité de Asesores Científicos de la IOF afirmó en el reporte 2016 “Gaps and Solutions in Bone Health; A Global Framework for Improvement”: 

“La mayoría de los pacientes con fracturas por fragilidad nunca saben cuál fue la causa de su fractura, ni reciben tratamiento para evitar que vuelva a suceder. Evidentemente, se pierde la posibilidad de identificar y tratar a quienes tienen más riesgo de sufrir fracturas secundarias inhabilitantes y onerosas”

Las fracturas por osteoporosis pueden prevenirse realizando cambios positivos en el estilo de vida y siguiendo estrategias adecuadas de tratamiento, siempre asesorado por la consulta médica y a través del diagnóstico adecuado. El profesional de la salud es quien debe completar una historia clínica detallada, que incluya información sobre cualquier fractura reciente, y así indicar los estudios de diagnóstico necesarios para medir la densidad mineral ósea y poder prevenir futuras fracturas.

Firma la Carta Global de Pacientes IOF – IOF Global Patient Charter – para abogar por los derechos de pacientes y familias en el diagnóstico y atención médica. Únete a la misión de la IOF por un mundo sin fracturas por fragilidad donde la movilidad saludable sea una realidad para todos.

Referencias:
Informe ‘Gaps and Solutions in Bone Health; A Global Framework for Improvement’, 2016, elaborado por los Profesores N.C Harvey y E.V McCloskey.  Descarga en español

 

 

*Nota publicada en la edición octubre de la serie especial de newsletters dedicadas a las herramientas disponibles para un diagnóstico adecuado de la osteoporosis

Region: